Galería

Spain Media Gallery en Hospital 10

Si una mañana de sábado te animas a visitarnos y espolvoreas una cucharadita del inestable Carbono 14 entre las cuatro paredes de los sesenta metros cuadrados de nuestras galería en la calle Hospital 10, descubrirás que la máquina del tiempo que soño Julio Verne aún funciona con precisión.

Fíjate bien y veras como aquí mismo hace un siglo una cuadriga de caballos percherones reponía fuerzas, tras tirar de un carreta ambulancia, transportando enfermos de toda la ciudad.

El Múseo Reína Sofía se le conocía entonces como el Hospital General de Madrid y la calle Hospital la poblaban pensiones, suministros infectos y caballerizas repletas de virus incurables. Aunque te pueda parecer mentira, sobre las baldosas hidraúlicas que hace, tan solo, unos meses importamos de los suburbios de Marrakesch, las balas de paja daban calor a los caballos y los abrevaderos agua para su siguiente viaje.

Antes que el gigantesco edificio neoclásico del siglo XVIII, con el que soñaron Hermosilla y Sabatini, se convirtiese en museo, la revolución industrial expulsó a los caballos e instaló una linotipia. Los abrevaderos fueron reemplazados por una fundición de plomo que labraba letras tipo a tipo, a golpe de fragua. Imprenta Taravilla, aún en funcionamiento en algún lugar de la ciudad, fundió miles de letras y las juntó unas con otraspara imprimir biblias y propaganda comunista, cartillas de racionamiento y publicidad para parabrisas. Y en esto llegó Bill Gates y Steve Jobs y el los hijos del hippies, a los que apodamos techies, que mandaron a Gutemberg al destierro e inventaron la autoedición.

Y ahí llegamos nosotros que hemos rehabilitado el edificio, enamorados del barrio, de la energía que nos llega del Colegio de Médicos que ha cambiado las clases disección de cadáveres para estudiantes y reporteros por conciertos flamencos. Seducidos por los vapores del curry pakistaní de Lavapiés, los malabares del Price y las tendencias de la Casa Encendida.

Aquí estamos frente al rojo Jean Nouvel de la ampliación del Museo, que recibe de media más de dos millones de visitantes al año. Apenas 100 metros físicos del temblor del Guernika, muy cerquita de los galeristas de Doctor Fourquet, con el sueño de convertir SPAINMEDIA GALLERY en un nuevo punto de vista, un lugar de encuentro para la fotografía y el diseño, aunque si no apagas la máquina del tiempo te puede parecer que huele a mula vieja y ves el plomo fundirse. Te esperamos.