Henry Leutwyler: Neverland Lost


A pesar de ser un fotógrafo de retratos, Leutwyler se recrea en este trabajo en los objetos que rodearon la vida cotidiana de Michael Jackson.

“En febrero de 2009, volé a California para fotografiar el guante blanco icónico de la estrella del pop Michael Jackson. Neverland había sido completamente vaciada, todo estaba a la espera de una subasta pública y poco después Jacko se declaró en quiebra. Debido a esto sentí una urgencia por fotografiar tantos objetos como pude. La idea de que se trataba de una colección que acabaría dispersa por todo el mundo era desconcertante para mí”, explica el autor.

Las pertenencias personales dicen mucho sobre la persona que las posee. El artista se muestra interesado en esa relación persona-objeto, cómo se usan las cosas y cómo se convive con ellas.
“Lo que descubrí en esas fotografías evocó en mí una profunda tristeza. Desde el hombre que sería un rey, sus artilugios eran de diseño muy simple. Un calcetín con lentejuelas, baratija de un niño. El famoso guante, lo que revela en su simplicidad es baratillo, tan mundano en su sencillez” ha declarado sobre este trabajo.

“Parece que las pertenencias de una persona rara vez están disponibles sin una tragedia como telón de fondo. Poco después, nuestra investigación fotográfica se convirtió en la documentación de una vida truncada. Se dice que los faraones construyeron tumbas para revelar su vida a las generaciones futuras. Michael Jackson sacrificó su niñez por la llamada de su don musical. Neverland era la pirámide se construyó una infancia perdida. Los artefactos capturados en esta muestra nos devuelven al País de Nunca Jamás perdido”.

Estos elementos son tan inquietantes como evocadores, muestran que Michael vivió una vida curiosa y extraña, como una leyenda y con un talento extremo.

Adquiere su obra

Las obras se podrán adquirir en nuestra galería a partir del 28 de noviembre hasta el 28 de enero en horario comercial o mandándonos un email.

Para saber más: visita la página web del artista.